28.8.06

A vos

Recuerdo en este momento que, al principio de todo, era habitual entre nosotros escribirnos cartas a las que nos obligaba la lejanía. Cuando viniste a vivir a esta ciudad perdimos lamentablemente esa costumbre y, hoy, cuando hace casi un año y medio que te fuiste, vuelvo a hacerlo.

Mil recuerdos habitan mi memoria y sólo una gran pena mi corazón. La última noche juntos, la pelea de la mañana siguiente, tu partida de esa tarde, la llamada en la madrugada que nunca hubiese querido atender.

No puedo dejar de pensar que te fuiste enojada, no puedo olvidar que habíamos planeado ir juntos ese día. Si hubiese estado ahí quizá podía haberlo evitado, o tal vez yo habría corrido tu suerte y vos escribirías esta carta.
Pensaba que volverías la semana siguiente y había planeado muchas cosas. Me imaginaba que lo nuestro sería, luego de tu regreso, mejor que nunca. Cuantas cosas compartidas, cuantos proyectos e ideas en común!

Todo, absolutamente todo se derrumbó en un instante. La llamada en la madrugada, la desesperación, la impotencia, la bronca.
El llanto contenido que explotó al llegar.

No quise verte muerta. Egoistamente preferí recordar tus hermosos ojos verdes, tu gran sonrisa y tu voz hablándome al oído o cantando una canción. Prefiero recordarte corriendo, saltando, bailando, besando. Prefiero recordarte alegre, triste, enojada, contenta. Quiero recordarte enamorada.

Y aunque así te recuerdo no puedo olvidar que te arrancaron de mi, que te arrancaron injustamente de un mundo que estábamos descubriendo juntos.
Quisiera poder creer que estás en algún lugar y desde allí me ves, si es así seguramente estarás decepcionada; perdón pero sabes que sin vos se me hace imposible.

Mañana, nuestra historia cumpliría cuatro años, la semana siguiente recordaré que hace un año y medio te fuiste y yo sigo aquí... cuando en realidad sólo quiero estar con vos.

5 comentarios:

TT dijo...

Hermosisímo Sr. Bartender. Me encantó, hermosamente escrito, triste historia.
Besitos

mikikilla dijo...

Desde aqui don bantender toda mi admiracion!beello relato ! amo las cartas nunca no entregadas ,por la razon que sea!encierran otra historia en ellas que solo uno que las escribe puede imaginar.
Un placeretote leerlo!

Gir dijo...

.....la lejania fisica es soportable, siempre y cuando se tenga la esperanza de un reencuentro....pero hay leyes fisicas inmutables.
....dice mucho de usted este post.
...saludos

La Maga dijo...

Hay distancias imposibles de franquear, aunque uno daria la vida porque asi fuera, me dolio de verdad la frase: yo sigo aqui cuando en realidad solo quiero estar con vos. Pensar que pueden vernos, cuidarnos y esperarnos, es un buen motivo para seguir adelante aunque en realidad solo quisieramos detener el tiempo.
Si es ficticia o veridica de verdad me quede sin palabras.

Cariños para su corazòn.

Alicia dijo...

Cada vez creo más en lo mucho que nos parecemos Ud y yo.

Decididamente no hablamos de coincidencias, sino de historia de vida común, sin siquiera habernos cruzado en ella. O si?...

M ha dado coraje para escribir a cerca de eso, me cuesta terminarlo, pero sepa que cuando lo suba, será en su honor.

Salud!