13.4.07

Momento

La vida me acostumbró y tengo bien claro que lo mío por lo general es perder lo que me gusta o quiero. Disfrutar el momento porque tarde o temprano se va a acabar se ha vuelto la premisa rectora de mis días ante la imposibilidad de que algo ciertamente perdure.
El maldito destino o la esquiva suerte siempre se las arreglan apra despojarme de todo.

Pero lo de ayer ya fue demasiado: Dejó de funcionar mi Ares

7 comentarios:

YAYA dijo...

Cuando uno pierde el ares, se resigna a la mula?

La Maga dijo...

La vida es asì a veces nos da todo o nos quita todo; hay que encontrar el momento y disfrutarlo solamente.

besos.

Alicia dijo...

A ver:
defina Ares, porque a mi se me vienen varias opciones a la cabeza (desde ya descarto ese pésimo y taaan conocido software multifunción que en realidad no hace nada bien, por su poca afinidad a la informática) Me queda pensar en el Dios de la Guerra, pero si le dejó de funcionar... puede Ud. estar refiriéndose a dos cosas: su auto o su "espíritu guerrero"(?)
O bien, es algo que desconozco por completo!

Aclare, hombre!

El Bartender dijo...

Alicia, justo viene a descartar la opción correcta...
Y ahora como descargo los temas de Jose Luis Perales que el Yaya quiere escuchar en el bar?

Alicia dijo...

Ahhhhh, claro!!! tendría que haber prestado atención al comentario de Yaya y ahí lo deducía!!! Bueno, no se puede ser perfecta, no? :P

Déjese de embromar con esa porquería y use el E mule. Descargue desde este sitio, que es seguro: http://www.sitiosargentina.com.ar/novedades_soft/programas-completos/emule.htm

Esther dijo...

Te comprendo, yo estoy igual que tú. Cuando tengo algo que vale o que me gusta o quiero, siempre acabo perdiéndolo :(
Tienes razón en éso de que todo se acaba.Pienso que tu táctica es buena, nunca la había puesto en táctica, tendré que ponerla algún día y "disfrutar el momento".

Un saludito.

Blue woman dijo...

Hay veces en la vida que no hay más remedio que perder y aceptar la derrota pero, uno tiene que seguir luchando para intentar ganar, no rendirse y recobrar fuerzas para seguir por duro, doloroso o injusto que resulte.
Como hay cosas que empiezan y luego se acaban, lo mejor es disfrutar del momento mientras duren.

Besos.